Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o revocar su consentimiento aquí. OK Saber más

https://myprofile.panasonic.eu/login?lang=es_ES&{0} /servlet/saml/logout4eu?{0} //shop.panasonic.es/s/Sites-ES-B2C-Site/dw/shop/v15_5{0}?client_id=10d38a11-2677-4619-8f77-3dd61bcd19b6 #.###,00 010 {0} productos en la cesta false true webImage 010 //panasonic-spain-purchase-now.ibrandiq.com/es/Widgets/Fluid/{0} //panasonic-spain-purchase-now.ibrandiq.com/Products/MultipleInStock/Fluid/{0}
Productos en la cesta Cantidad Precio
  • Subtotalincl. IVA

Oferta especial

incl. IVA

Tiempo de entrega
El tiempo de entrega estimado es de entre 3 y 5 días laborables.

Costes de envío
Península y Baleares: 5€

Seleccionar color
Error en la cantidad. Por favor, introduce de 1 a 99.{0} items left in stock.

Oferta especial

El producto se ha añadido correctamente a la cesta

  • Subtotalincl. IVA

Lo sentimos. Se ha producido una incidencia inesperada.
Por favor, cierra esta ventana e intenta la compra de nuevo.

Seleccionar color
PVPR: Comprar Comprar en Panasonic Dónde comprar En stock /content/dam/Panasonic/EC-icon/icn-stock-in.png En stock Sin stock /content/dam/Panasonic/EC-icon/icn-stock-out.png Sin stock Available soon /content/dam/Panasonic/EC-icon/icn-stock-soon.png Available soon Panasonic false false Debes aceptar la política de cookies si quieres añadir productos a la cesta. Debes aceptar la política de cookies si quieres añadir productos a la cesta. Entra en la tienda online de Panasonic Foto de {0}

El poder de las mujeres

El poder de las mujeres

Todo el mundo debería tener la posibilidad de convertirse en un fotógrafo de éxito. Esa es la principal motivación de Emma Svensson. Empezó fotografiando conciertos hace 20 años. En un mundo dominado por los hombres, nadie la tomó en serio, pero ella dejó bien claro que todos estaban equivocados. Creó su propio sitio web, que acabó convirtiéndose en una agencia de representación de fotógrafos exitosos, y fundó su propia empresa de fotografía con una plantilla formada principalmente por fotógrafas. En su vida personal, Emma también se ve obligada a superar los límites: su conquista de las montañas más altas de Europa es prueba fehaciente de que las mujeres pueden lograr lo mismo que los hombres: "Las mujeres no deberían creerse inferiores a los hombres".

Aún recuerda el momento en que nació su amor por la fotografía: "Cuando tenía 11 años, encontré una videocámara de mis padres. Era mi juguete preferido. Quería ser directora". Sin embargo, sus vecinos del pequeño pueblo sueco en el que vivía le aconsejaron que desistiera en sus intentos por labrarse una carrera como fotógrafa debido a la gran competitividad del sector. Le decían que le resultaría muy difícil vivir de ello. "Así que, dejé de hacer fotografías durante años. Para un concierto al que acudí en el año 2002, me llevé una cámara, y, aunque nunca antes había fotografiado un concierto, en el momento en que empecé a disparar supe al instante que eso era lo que debía hacer. Fue amor a primera vista".
Internet estaba en auge. "Había multitud de sitios web con textos sobre música, pero no mostraban muchas fotografías de conciertos, así que creé un sitio web. Ser una fotógrafa en un mundo dominado por hombres de mediana edad era todo un desafío por aquel entonces. Nadie me tomaba en serio; ni siquiera me saludaban. Al ser mujer, no se me permitía estar en el "backstage", donde se reunían los hombres. No obstante, conseguí publicar cada vez más fotografías en mi sitio web, por lo que pedí a otros jóvenes y ambiciosos fotógrafos que se unieran a mí.

No pasamos desapercibidos: los periódicos y las revistas empezaron a utilizar nuestras fotografías hasta convertir el negocio en una exitosa agencia. Los viejos fotógrafos nos odiaban. Durante 15 años seguidos, nuestros fotógrafos fueron galardonados con premios a las mejores fotografías de conciertos. Algunos de ellos se han convertido en unos fotógrafos increíblemente exitosos, mientras que otros son editores de imágenes o trabajan para galerías. Estoy orgullosa de haber aportado mi granito de arena a su éxito".
Como profesora de fotografía, observó que, aunque el 80% de los estudiantes de fotografía eran mujeres, tras graduarse, el 95% de los trabajos de fotografía estaba en manos de hombres. "Los agentes y las personas encargadas de la contratación eran hombres. Me opuse a esta imparcialidad e intenté sensibilizar al respecto. Esta decisión me trajo un sinfín de problemas, pero valió la pena. Las jóvenes fotógrafas incluso me dieron las gracias por alzar la voz. Esto les dio fuerzas para emprender su carrera profesional en el mundo de la fotografía".

Otro evento que cambiaría la vida de Emma fue ver la película "Everest" mientras viajaba en avión. "Estaba volando a Nueva Zelanda. La película me inspiró de forma muy similar a mis primeras fotografías de conciertos. Supe enseguida que tenía que hacer montañismo. La gente, incluso mi novio en aquella época, me decía que no debía hacerlo. Me decían que el montañismo era demasiado peligroso para las mujeres. Pero lo hice de todas formas. Después de escalar la montaña más alta de Europa, me di cuenta de que quería seguir practicando alpinismo. Así que, me marqué un objetivo: escalar las montañas más altas de Europa en un año. Y, además de eso, hice mucho más: escalé 61 montañas".

En la actualidad, divide su tiempo entre la fotografía y el montañismo. "La mitad del tiempo, estoy haciendo fotografías y, la otra mitad, en las montañas". Aún tiene que hacer frente a muchos prejuicios: "Al crecer como mujer, estás condicionada a tener miedo de este tipo de aventuras. Se supone que es peligroso viajar sola y realizar actividades arriesgadas. Me niego a aceptar esto. Viajo a lugares desolados, y nunca he sentido miedo. El simple hecho de ser mujer no debe impedirte vivir la vida al máximo".

Tiene su propio estudio, en el que solo trabajan compañeras fotógrafas. "Solía tener a 12 personas trabajando, pero, al compatibilizar mi tiempo con el montañismo, ahora es un poco difícil, por lo que he vuelto a emplear a tres personas (una planificadora, una fotógrafa y una asistenta), aunque también me encargo de las personas que hacen prácticas. Cuando contrataba a nuevos empleados, de 100 cartas que recibía, las escritas por mujeres eran las mejores. El trabajo de fotógrafo puede ser muy solitario, por lo que resulta agradable trabajar en un equipo, reaccionar mutuamente al trabajo y oír otras opiniones".

Trabajó con las cámaras LUMIX de Panasonic por primera vez hace un año. "Probé la LUMIX S1R de Panasonic. Quedé impresionada por la calidad de las imágenes. ¡Fue una revelación! Cuando practico escalada, utilizo la LUMIX GX9 de Panasonic. Llevo la cámara alrededor del cuello, ya que apenas la utilizaría si estuviera en mi mochila, por lo que tiene que soportar todo tipo de inclemencias: lluvia, nieve y golpes contra las rocas. Y, después de un año de soportar condiciones realmente duras, sigue funcionando a la perfección".

Emma Svensson

Emma Svensson

Emma Svensson empezó su carrera como fotógrafa en 2002, fotografiando conciertos y artistas de la escena musical, aunque también consiguió hacerse un hueco como fotógrafa de moda. Además de sus titánicos esfuerzos —que la han llevado a escalar 61 de las montañas más altas de Europa y la han hecho merecedora de un récord mundial—, Emma dirige un ajetreado estudio, en cuya plantilla trabajan varias fotógrafas. Al tiempo que comparte su pasión para inspirar a las personas a que persigan sus sueños personales, trabaja para conseguir una posición de igualdad y un cambio para las mujeres en el mundo de la fotografía.

Visita el sitio web de Emma Svensson

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o revocar su consentimiento aquí. OK Saber más