Reduce la ansiedad de los pacientes en tu clínica dental

Para muchos pacientes, una clínica dental no es un ambiente relajante.

La gente suele afirmar que algunos elementos específicos de los dentistas despiertan sus peores miedos. Estos elementos incluyen normalmente el sonido del taladro y los olores de los característicos productos químicos odontológicos. Unido al malestar del trabajo dental realizado, el propio entorno de la clínica puede convertirse en una experiencia estresante para muchos pacientes.

Por si fuera poco, las clínicas dentales de todo el mundo se enfrentaron a desafíos sin precedentes durante la pandemia de la COVID-19.

En muchos lugares, en un principio, se vieron obligadas a cerrar por completo y, cuando se les permitió volver a abrir, tuvieron que hacerlo con frecuencia en condiciones sometidas a fuertes restricciones. El personal debía llevar engorrosos equipos de protección individual, como batas adicionales y protectores faciales, y hubo que mejorar los protocolos de limpieza entre cada paciente, lo que se traducía en desinfectar habitualmente las superficies, ventilar las salas y limpiar en profundidad todas las consultas.

Estas exigencias adicionales venían acompañadas de una restringida agenda para citas (con el fin de tener tiempo para limpiar entre los distintos tratamientos) que aumentaba la presión del personal.

Del mismo modo, los pacientes estaban más nerviosos sobre los posibles riesgos para la salud que entrañaba someterse a un tratamiento dental en un espacio cerrado.

No es de extrañar que estos cambios ejercieran una enorme presión sobre los propietarios de las clínicas, el personal y los pacientes a partes iguales que aún perduran ampliamente. Nunca ha habido una mayor necesidad de proporcionar un ambiente seguro y relajante para el trabajo dental.

Por tanto ¿cómo siguen sorteando las clínicas dentales estos retos en la actualidad? ¿Y cómo puedes afrontarlos en tu consulta?

Los efectos de la pandemia continúan haciendo estragos

Gran parte de la disrupción causada por la pandemia estaba relacionada con la incertidumbre. Tal como explicó el director de una clínica cuando se informó repentinamente a los dentistas del Reino Unido con 10 días de antelación de que podían volver a abrir: "No sabíamos si íbamos a estar muy ocupados; habíamos implantado protocolos para la reapertura, pero no estábamos seguros de cómo funcionarían en lo que respecta al número de pacientes que podríamos atender y si iba a ser rentable volver al trabajo".

Sin embargo, a medida que las normas se han ido relajando en todo el mundo, el volumen de pacientes ha vuelto a aumentar, y las clínicas dentales se encuentran bajo presión para satisfacer la demanda. En el segundo trimestre del año 2021-2022, 5,8 millones de cursos de tratamiento fueron impartidos por dentistas del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, lo que supone un aumento de 3,05 millones en comparación con el mismo trimestre del año 2020-2021*1.

En el Reino Unido, las autoridades impusieron inicialmente un tiempo de espera de 45 minutos entre un tratamiento generador de aerosoles y la limpieza de la sala, lo que limitaba enormemente la capacidad de la consulta. Esto significaba que el número de pacientes que podía atenderse a diario era mucho menor, sin contar que la intensificación de los protocolos de limpieza no dejaba apenas hueco a los ya apretados calendarios de citas.

No solo los pacientes pelean por obtener una cita, sino que la salud, la seguridad y la higiene centran sus pensamientos, como no es de extrañar. Incluso en tiempos normales, no resulta raro que los pacientes se sientan nerviosos o tengan miedo a una cita con el dentista y el trabajo que este profesional debe realizar en sus dientes. En palabras de un director de una clínica: "Sabemos que las personas preferirían estar haciendo cualquier otra cosa que estar sentadas en la silla".

Sin embargo, durante el trabajo dental, los pacientes también están expuestos a un mayor riesgo de sufrir una infección vírica. Este tipo de enfermedades suele penetrar en el cuerpo a través de la nariz o de la boca, por lo que una cita con un dentista es claramente un entorno más peligroso.

Con esta combinación de ansiedad permanente y miedos basados en la pandemia, está claro que nunca ha sido tan importante encontrar formas de tranquilizar a los pacientes.

La cuestión de la comodidad del paciente es más delicada (e importante) que nunca, lo que convierte tu entorno en un lugar clave

Por tanto, hacer que los pacientes se sientan cómodos durante su visita a tu consulta es un elemento fundamental del éxito y de las buenas palabras hacia tu clínica.

La preocupación pública respecto a los virus y las bacterias sigue siendo elevada, y es importante que cualquier operación sanitaria demuestre un compromiso para proteger a los pacientes adoptando medidas, como limpieza profunda, distancia social y uso de la mascarilla.

En consecuencia, es importante que trates algunos de los principales desencadenantes del malestar y de la angustia del paciente en tu clínica.

Céntrate en la calidad del aire

En función de dónde se ubique tu clínica en el mundo, el control de la temperatura puede ser una preocupación más o menos significativa. Sin embargo, durante el pico de la pandemia, muchos dentistas informaron de la incomodidad añadida que suponía tener que llevar batas adicionales y protectores faciales que, en ocasiones, podían provocar un sobrecalentamiento. Tal como indicó el director de una clínica dental: "Estamos trabajando en consultas cerradas, la mayoría de las cuales no tienen ventilación natural o forzada. Además de llevar mascarillas y pantallas adicionales, lo que incomoda aún más el trabajo".

Del mismo modo, el hecho de mantener apagados los obsoletos sistemas de aire acondicionado para evitar propagar el virus hacía que, en ocasiones, las condiciones de las clínicas fueran insoportables.

Los pacientes son ahora bastante más cautos respecto a la calidad del aire que respiran. El aire a nuestro alrededor contiene millones de virus, bacterias y partículas de moho, así como alérgenos y sustancias peligrosas contenidas en la materia particulada fina (PM 2.5).

Tratar estos aspectos es especialmente importante en el ámbito del trabajo dental. Tal como explicó el director de una clínica: "Lo que la COVID ha hecho es suscitar preocupaciones sobre un aerosol que generamos al utilizar instrumentos a alta velocidad y también algunas de las jeringuillas que empleamos con la salida del agua y del aire". Se espera que las consultas dentales implementen medidas para paliar este riesgo lo suficiente, idealmente sin amplios períodos de espera entre tratamientos para permitir que se ventilen las salas.

Recomendación: mejora el aire

Las consultas dentales pueden carecer de ventilación natural, por lo que los propietarios deben buscar formas de limpiar y purificar el aire para reducir la prevalencia de virus y bacterias.

Asimismo, los malos olores pueden desatar el miedo de los pacientes nerviosos. Es probable que el personal esté acostumbrado a la mayoría de los olores dentales y no sea capaz de percibirlos, por lo que es importante mantenerlos bajo control por el bienestar del paciente.

El control de la temperatura es también un aspecto deseable de la creación de un ambiente agradable, por lo que no es de extrañar que muchas consultas se conviertan en soluciones combinadas que ofrecen purificación del aire, desodorización y aire acondicionado.

Te presentamos la tecnología nanoe™ X: para un aire de calidad y un entorno más sano

La tecnología revolucionaria como nanoe™ X inhibe ciertos virus, bacterias, moho, alérgenos y materia particulada fina (PM 2.5) que existen en el aire que nos rodea.

Al propagar radicales hidroxilos derivados de la naturaleza, un sistema de aire acondicionado con nanoe™ X integrado mejora la comodidad y la limpieza de tu entorno. Esta tecnología también es muy eficaz contra los olores, tanto en el aire como en los tejidos, y puede funcionar a través de una conexión Wi-Fi para una desodorización durante 24 horas.

Olor a tabaco*2

nanoe™ X puede reducir
la intensidad
del olor a tabaco en 2,4 niveles en 12 minutos.

Olor a humedad*3

nanoe™ X redujo
la intensidad del olor a humedad hasta
un nivel apenas perceptible en 1 hora.

Al instalar un sistema de purificación del aire, demostrarás la importancia con la que te tomas la salud y la comodidad de los pacientes. Reduce los olores que aumentan su ansiedad y aporta también tranquilidad tanto a los pacientes como a los inspectores al dejar claro que has hecho todo lo posible por mitigar los riesgos de las infecciones respiratorias y de otras enfermedades.

Dada la suficiente presión a la que está sometido el personal, también es un método rentable y con ahorro de espacio para reducir la carga de trabajo de limpieza de los trabajadores. Asimismo, al reducir la necesidad de dejar tiempo entre los tratamientos, aumenta la capacidad de la clínica para poder atender más citas cada día.

El entorno es clave

No cabe la menor duda de que son tiempos difíciles para dirigir una clínica dental. Las demandas de los pacientes están al alza y las restricciones siguen afectando el día a día del personal, lo que pone bajo presión a todas las partes.

Pero esto también significa que nunca ha sido tan importante encontrar formas de reducir la carga de trabajo, aumentar la eficacia y ofrecer a los clientes una experiencia más agradable y tranquilizadora. Al limpiar el aire, controlar la temperatura y reducir los olores, nanoe™ X se pone a tu disposición para ayudarte.

Caso práctico de una clínica dental

*1 Estadísticas extraídas del informe bianual, 2021-2022, de las Estadísticas Dentales del Servicio Nacional de Salud de Inglaterra, publicado el 24 de febrero de 2022
*2 Organización de pruebas: Centro de Análisis de Productos de Panasonic. Método de prueba: verificación mediante el método de indicación de la intensidad del olor en una escala de 6 niveles en una cámara de prueba de aproximadamente 23 ㎥ de tamaño. Método de desodorización: liberación de nanoe™. Olor objetivo: olor a tabaco adherido a la superficie. Resultado de la prueba: reducción de la intensidad del olor en 2,4 niveles en 12 minutos. (4AA33-160615-N04)
*3 Organización de pruebas: Centro de Análisis de Productos de Panasonic. Método de prueba: verificación mediante el método de indicación de la intensidad del olor en una escala de 6 niveles en una cámara de prueba de aproximadamente 23 ㎥ de tamaño. Método de desodorización: liberación de nanoe™. Sustancia objetivo: olor a humedad adherido a la superficie. Resultado de la prueba: reducción de la intensidad del olor en 1,7 niveles en 0,5 horas. (Y16RA002)

Últimos artículos

Cómo retener al personal de tu hotel con un mejor ambiente de trabajo

Cómo puede la tecnología convertir tu centro geriátrico en un lugar más limpio y agradable

Cómo la calidad del aire es la clave para una clínica veterinaria de alto rendimiento

Tus empleados exigen un mejor ambiente en la consulta: esta es la forma de hacerlo